Volkswagen reporta nuevo récord anual de ventas en el 2018

Por DAVID McHUGH
ARCHIVO - Esta foto de archivo del miércoles 1 de agosto del 2018 muestra el logotipo de Volkswagen en el edificio de la empresa en Wolfsburg. (AP Foto/Michael Sohn)

FRANCFORT, Alemania (AP) — El fabricante alemán de autos Volkswagen reportó otro récord anual de ventas en el 2018, cuando sus nuevos modelos de camionetas tipo SUV promovieron las entregas y la empresa logró aumentar su tamaño representativo en el mercado de China aun cuando allí se contrajo el mercado de autos por primera vez en años.

El fabricante de Volkswagen, Audi, Porsche, Skoda y otras marcas, con sede en Wolfsburg, vendió 10,8 millones de autos, un aumento de 0,9% en comparación al récord de 10,7 millones que reportó en el 2017.

El jefe de marketing, Christian Dahlheim, dijo que el aumento de ventas en un mercado mundial de autos para pasajeros que se contrajo en 1,2% el año pasado fue "un gran resultado".

Dahlheim dijo que la empresa superó atrasos de certificación de autos requeridos bajo nuevas normas de emisión que entraron en vigor el 1 de septiembre en Europa. Esas trabas afectaron negativamente las ventas en los meses posteriores en el continente. La empresa lo compensó con fuertes aumentos en Sudamérica y Europa del Este, así como en Rusia. En el mercado único más grande de la empresa, China, las ventas subieron 0,5% aun cuando el mercado general se contrajo.

En el 2017, Volkswagen y la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi disputaron el título de fabricante más grande del mundo. La alianza dijo que era la número uno con 10,6 millones de vehículos vendidos y agregó que Volkswagen infló sus cifras al contar camionetas. La alianza anunciará este mes sus cifras del 2018.

Toyota, que en el 2016 perdió el título número uno ante Volkswagen, ha pronosticado ventas de 10,5 millones para 2018, pero no ha divulgado cifras finales.

La compañía ya no establece récords de ventas de unidades como meta principal de negocio. Retomar el puesto número uno de ventas en todo el mundo fue una meta establecida por el entonces director general Martin Winterkorn, quien perdió su puesto en 2015 después de que la empresa fue pillada instalando software que permitía que los autos hicieran trampas durante las pruebas estadounidenses de emisión. La compañía pagó más de 27.000 millones de euros (más de 31 millones de dólares) en multas y acuerdos extrajudiciales.